EL PROCESO DE DUELO Y LA BAJA VISIÓN

Gafas sobre teclado de ordenadorCuando una persona vive el hecho que le produce la pérdida de visión, se observa que atraviesa por un Proceso de Duelo tanto ella como su familia.

El proceso de duelo es inherente a la condición de vida, común a toda la comunidad humana. Es un estado de pensamiento, sentimiento y actividad que se produce como consecuencia de la pérdida de una persona o cosa amada asociándose a síntomas físicos y emocionales. (Expósito, ). También se puede observar duelo en personas ante la pérdida del estilo de vida que se tenía, a causa de una discapacidad visual producida por una patología.

El duelo ante la pérdida de visión consta de varias etapas, las cuales han sido descritas de diversas formas en la definición de proceso de duelo por distintos autores. En este artículo, comentaré brevemente las fases que me parece son las más características:

  • La primera fase es donde se encuentra el impacto y la confusión al nuevo estado de la persona. Se caracteriza por la negación ante lo que le ha sucedido, siendo un mecanismo de defensa y escape natural como respuesta a una noticia dolorosa. Este estado es temporal y aparecen pensamientos obsesivos, sentimientos de inseguridad, desesperación, desolación y llanto.
  • La segunda fase se caracteriza por la aparición de los sentimientos de rabia y culpa y un juicio severo contra sí. Se reconoce que hay cosas que ya no son o que no están, o que hay actividades que ya no podrán llevar a cabo como antes, aparecen los cuestionamientos de “por qué” pasó lo que pasó, considera que no hizo lo suficiente, que quizás pudo evitar esa situación pero no hizo nada. La depresión conlleva un sentimiento de desolación y una disminución de la autoestima.
  • Una tercera fase muestra la desesperación y el retraimiento de la persona con baja visión, sintiéndose sin fuerzas, débil e incapaz de afrontar nuevas situaciones y decisiones. Busca el aislamiento y se intensifica el llanto.
  • La cuarta fase muestra la aceptación, afirmación de la realidad y recuperación. Esto no significa ser feliz con la situación de baja visión, implica dejar de lado ideas y expectativas no acordes con la realidad. En ésta etapa se comienzan a comprender que no será lo mismo en comparación a antes de la situación de baja visión, y se retoma el control de la propia vida, se abandonan los roles anteriores.

Una pérdida siempre es dolorosa, y se necesita un tiempo y un proceso para volver al equilibrio normal que es lo que constituye el proceso de duelo. Analia Cantero (2013), indica que la depresión no es un signo de debilidad, pereza o fracaso moral, y que las personas al perder la visión transcurren por un período de depresión, debido a la pérdida, pero ajustan sus vidas a esta nueva limitación.

Es bueno tener la calidez, la ayuda y el afecto de los familiares y amigos que rodean a las personas con baja visión, buscar otras relaciones, trabajos o hobbies que den un sentido a la vida. Así recupera su nivel normal de autoestima.

 


 

Referencias Usadas:.

Expósito Pérez, J.R… PROCESO DE DUELO. FEAPS. [Visto el 1 de junio de 2014].

CANTERO, A. 2013. Mi vida como miope: y mi tránsito por la baja visión. Editorial Martín. Mar de Plata. Argentina. ISBN:978-987-543-615-2