Artículos

En verano… ¿proteges tus ojos lo suficiente?

Crema solar, una gorra para evitar insolaciones, agua para mantenernos hidratados… Todas estas medidas, importantísimas, las tomamos casi instintivamente cuando llega el verano para disfrutar del sol sin riesgos, pero ¿sabías que tus ojos también necesitan cuidados especiales en esta época del año?
La visión debe cuidarse durante todo el año, pero si hay una estación en la que debemos prestar especial atención a nuestros ojos y ser muy serios a la hora de tomar precauciones para protegerlos, esa es el verano. Desde el IMO queremos contribuir a que disfrutes del sol y de todas las refrescantes actividades que puedes llevar a cabo durante las vacaciones estivales con la máxima seguridad para tus ojos. Las medidas que deberías adoptar en esta época para cuidar la visión son tan simples como eficaces.

Bajo el sol: protege tus ojos tanto como proteges tu piel

El verano es la época de mayor radiación solar. Esto significa que los rayos ultravioleta (UV) tienen un índice especialmente elevado en esta estación, lo que se traduce en una mayor capacidad de producir lesiones en las áreas sensibles del cuerpo. Estos son los principales problemas que puede causar la exposicióna los rayos UV en los ojos:

Queratitis actínica

Aparece tras una exposición prolongada de los ojos al sol sin la protección adecuada.

¿Cuáles son sus síntomas? Dolor, fotofobia (intolerancia anormal a la luz), lagrimeo y ojo rojo. Estos síntomas suelen prolongarse durante uno o dos días y desaparecen sin dejar secuelas.

¿Cómo protegerse? Utilizando gafas de sol homologadas con filtros UV. Como protección adicional, especialmente en niños, también puede contemplarse el uso de una gorra con visera.

Degeneraciones conjuntivales

La más extendida es el pterigion, un crecimiento anormal de la conjuntiva sobre la córnea que se produce sobre todo por exposición solar y sequedad y que, en consecuencia, aparece más frecuentemente en personas que desarrollan actividades al aire libre. Se presenta como una zona elevada blanquecina en el borde interno y/o externo de la córnea.

¿Cuáles son sus síntomas? Se trata de una anomalía indolora cuyos síntomas dependen sobre todo del tamaño de la lesión. Las lesiones pequeñas pueden ser asintomáticas, pero a medida que crecen pueden generar molestias en la superficie ocular, como ojo seco, lagrimeo o sensación de cuerpo extraño. Es preciso tener cuidado con el pterigion, ya que en casos graves puede llegar a comprometer la visión.

¿Cómo protegerse? Al igual que en el caso de la queratitis, utilizando gafas de sol homologadas con filtros UV, ycomo protección adicional, especialmente en niños, usando también una gorra con visera.

Otras afecciones

Aunque aparecen con menor frecuencia que la queratitis o las degeneraciones conjuntivales, los rayos UV pueden producir también afecciones de la retina o incluso acelerar el proceso de cataratas. La medida preventiva en esta y cualesquiera otras afecciones provocadas o agravadas por la acción de la radiación solar es la utilización de gafas de sol homologadas con los filtros correspondientes.

Para proteger la vista del sol, la mejor solución es utilizar gafas que filtren los rayos UV, pero, atención: deben ser gafas homologadas.
Piscinas: cuidado con el cloro

El cloro es un agente imprescindible para mantener la salubridad de las piscinas, gracias a su acción desinfectante. Sin embargo, un exceso de cloro puede resultar perjudicial para los ojos, e incluso aun cuando la proporción de cloro sea la adecuada, en algunas personas este elemento puede producir irritación ocular, que normalmente no se manifiesta de forma inmediata, sino tras media hora de baño.

Otro riesgo de las piscinas es la proliferación de la bacteria Acanthamoeba, un organismo celular que afecta a los portadores de lentes de contacto y que produce queratitis.

Finalmente, el exceso de cloro o el baño en aguas insuficientemente tratadas multiplica el riesgo de contraer conjuntivitis.

¿Cómo protegerse? La principal medida preventiva consiste en evitar el contacto directo del ojo con el agua usando gafas de natación o de buceo que aíslen el ojo herméticamente. Si se sospecha conjuntivitis (enrojecimiento, picor, sensación de cuerpo extraño, hinchazón de los párpados, lagrimeo y secreciones, entre otros síntomas), lo mejor es acudir al oftalmólogo, quien determinará el origen de la enfermedad y establecerá el tratamiento adecuado. Recordemos que la conjuntivitis es muy contagiosa, por lo que hay que tomar precauciones para evitar transmitirla a otras personas.

Otras recomendaciones que conviene seguir para evitar las infecciones oculares en las piscinas son las siguientes:

No compartir toallas ni cualquier otro tipo de ropa u objeto que pueda estar en contacto con los ojos.
Evitar tocarse los ojos con las manos.
Evitar el baño en zonas sin señalización o sin acondicionar.
Es conveniente no utilizar maquillaje en la zona de baño.

Tus ojos también necesitan cuidados especiales en verano. Siguiendo unas recomendaciones muy sencillas, podrás disfrutar del sol con la seguridad de que no dañará tu vista.
Aire acondicionado: peligro de sequedad en los ojos

Cuando el termómetro sube insistentemente, es inevitable que la mayoría de los lugares cerrados tengan el aire acondicionado encendido, muchas veces programados con temperaturas más bajas de lo estrictamente necesario. Es preciso ser cauteloso con el aire acondicionado, ya que reseca los ojos más aún que la calefacción. Dentro de los aviones, por ejemplo, el ambiente es más seco que en el desierto.

Por otra parte, el verano es también época de alergias oculares, sobre todo las causadas por el polen de la hierba, cuyos síntomas son bastante similares a los que produce el ojo seco.

¿Cómo protegerse? La mejor solución contra la sequedad producida por el aire acondicionado consiste en usar lágrimas artificiales sin conservantes. Por otra parte, aun cuando los síntomas oculares de la alergia sean muy similares a los que produce la sequedad ocular, es importante distinguir muy bien ambas patologías, ya que tanto las medidas preventivas como los tratamientos son diferentes en ambas. Para ampliar la información sobre este tema, puedes consultar el artículo que publicamos recientemente, ¿Cómo distinguir la sequedad ocular de una alergia?, con las declaraciones del Dr. Óscar Gris, del Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva del IMO.

Cuida también los ojos más importantes de todos: los de tus hijos

Para acabar, queremos insistir en la idea de que, si ya es importante que los adultos dediquemos algo más de atención a nuestra vista durante el verano, en el caso de los niños adoptar medidas de prevención pueden ser decisivo, ya que sus ojos son mucho más sensibles a la luz solar debido a que su cristalino filtra con menos eficacia que el cristalino de un adulto.

A ello hay que añadir que los niños son los que permanecen más tiempo en el agua de piscinas o playas, o jugando al aire libre; si lo hacen sin ningún tipo de protección en los ojos sistemáticamente, ello puede derivar a la larga en la aparición de cataratas más tempranas. Por eso es imprescindible adoptar medidas para proteger los ojos de los más pequeños, también –y sobre todo– en verano.

Si Fleming trabajara hoy en un laboratorio español…

Si Fleming trabajara hoy en un laboratorio español…
por Enrique J. de la Rosa
El autor describe el tortuoso proceso de obtención de ayudas a la investigación en España, especialmente si los resultados se alejan de los objetivos iniciales o se reformulan los objetivos, como le ocurrió a Fleming. “El Ministerio prima una manera fácil de poderlos fiscalizar, en lugar de promover la obtención de conocimiento y el desarrollo de innovaciones aplicables socialmente”, dice

Quien más y quien menos ha leído algo de la historia del descubrimiento de la penicilina. Alexander Fleming tuvo la capacidad de observación y la intuición de ponerse a estudiar el hongo que, al contaminar accidentalmente sus placas de cultivo, mató las bacterias que estaba creciendo en ellas. Y tuvo la posibilidad de hacerlo, pues si hubiese estado trabajando actualmente en un centro de investigación español, con proyectos públicos, reglamentariamente no habría podido hacerlo. No habría estado autorizado a emplear dinero de su proyecto de investigación para caracterizar el hongo y la sustancia bactericida que producía, la penicilina.

Para poder haberlo hecho, tendría que haber tenido especificado en su proyecto de investigación, solicitado varios años antes, un objetivo que incluyera dicho trabajo. Por ejemplo, que persiguiera, cuando menos, “la caracterización de productos naturales producidos por hongos con actividad sobre bacterias”. Y tener algo de suerte para que los evaluadores no le hubieran denegado el proyecto por demasiado vago o poco realista. Y, aún más, debiera haber previsto que iba a encontrar, o al menos a buscar, “una actividad fúngica capaz de inducir la muerte de las bacterias”.

“Más que intuición de saber que se hallaba ante una observación de potencial interés, [Fleming] tendría que haber tenido capacidad de predecir el futuro”

Quizás esto les parezca una exageración, pero no hay más que ir a los impresos de la convocatoria de 2013 de proyectos de I+D+i para que puedan comprobarlo. Por ejemplo: “resumen: debe contener los aspectos más relevantes, los objetivos propuestos y los resultados esperados. Su contenido podrá ser publicado a efectos de difusión si el proyecto resultara financiado en esta convocatoria”. Un poco más adelante en el impreso de solicitud, el futuro premio Nobel habría tenido que plantear “hipótesis y objetivos del proyecto: Describa las razones por las cuales se considera pertinente plantear esta investigación, la hipótesis de partida y los objetivos generales perseguidos. Enumere brevemente, con claridad, precisión y de manera realista (acorde con la duración prevista del proyecto), los objetivos específicos”. En resumidas cuentas, que más que intuición de saber que se hallaba ante una observación de potencial interés, tendría que haber tenido, unos años antes de que se le contaminaran las placas, capacidad de predecir el futuro.

Y no se piense que es fácil salir del paso con generalidades, pues más adelante habría tenido que plasmar sus descubrimientos futuros en un “cronograma: para cada objetivo deben indicarse: el investigador responsable del mismo, los participantes involucrados, el período de ejecución (expresado en trimestres) y los hitos y entregables esperados con indicación del trimestre previsto (Tx) para su consecución”. ¡Menos mal que podría haber simplemente reseñado 3er trimestre de 1928, y no el día exacto, 22 de septiembre!

“No es que no se pueda hacer buena ciencia en España, es que los requisitos burocráticos nos hacen cada vez menos competitivos”

El quid de la cuestión son esas dos palabras que pretenden dar concreción a los resultados de la investigación, “hitos y entregables”, más allá del supuesto caótico quehacer de los investigadores. Hitos y entregables, palabras que resultan tan ajenas al trabajo en un laboratorio académico que nuestras propias autoridades consideraron oportuno aclarar en una circular posterior. Con la mejor voluntad del mundo, nos ponen de ejemplo los cimientos de una casa, la instalación del gas, un diagrama técnico, etc., para ver si nos aclaramos. Siendo franco, los resultados del descubrimiento de la penicilina podrían haber sido referidos como hitos (caracterización del hongo, producción de extractos activos, etc.) y entregables (suministro de sustancia enriquecida, patente, etc.). Pero con eso no resolvemos el problema de la serendipia: ese descubrimiento que no se está buscando.

El futuro Sir Alexander siguió su intuición y empleó su creatividad. Se puso a estudiar aquel hongo contaminante, iniciando un camino que, años más tarde, llevó a la caracterización y posibilitó el uso de la penicilina, lo que ha salvado millones de vidas. Si Fleming hubiese hecho esto hoy en un laboratorio español, recibiría varios años después unos enormes listados de gastos rechazados, en los que los interventores económicos habrían detectado irregularidades y solicitado su reintegro.

Muy probablemente la mayoría de ellos serían subsanables, dado que la dinámica actual es rechazar gastos para los que no se ha explicitado a qué objetivo concreto se vincula el gasto. Normalmente son reactivos o aparatos que se emplean para varios objetivos, sino todos los del proyecto. Pero, ciertamente, todo el dinero empleado en caracterizar el hongo Penicillium y la penicilina tendría que haber sido devuelto con intereses de demora.

Hay otra alternativa. Si Fleming hubiese trabajado en la actualidad en un centro de investigación español, la penicilina no habría sido descubierta en España. Porque también en los proyectos centrados en la innovación y la transferencia de tecnología, por ejemplo el programa INNPACTO, los requisitos burocráticos son una enorme traba a la innovación.

“España necesita una interacción entre el mundo académico y el empresarial que permita desarrollar nuevos productos a partir de la proyección de los resultados académicos”

Innovar, según el diccionario de la RAE, es “mudar o alterar algo, introduciendo novedades”. Es verdad que cuanto más avanzado esté un producto, más concretos pueden y deben ser sus planes de desarrollo y comercialización. Pero España necesita una interacción entre el mundo académico y el mundo empresarial que permita desarrollar nuevos productos a partir de la proyección de los resultados académicos. Y hay que introducir muchos cambios y novedades para lograr un producto comercializable a partir de unos resultados de laboratorio.

Permítanme contar aquí mi experiencia personal con un proyecto INNPACTO, en el que pretendíamos desarrollar nuevos fármacos para enfermedades degenerativas de la retina. Nuestros resultados nos habían llevado lejos de los objetivos originales del proyecto, pero no de su finalidad. Por ello, tuvimos un par de reuniones para intentar reformular objetivos introduciendo novedades. Muy amablemente nos explicaron que “la intervención económica” no aceptaría dichos cambios. Por ello, era mejor renunciar al proyecto ahora, y así evitar que nos hicieran devolver el dinero, con intereses, varios años después. Podíamos, por supuesto, solicitar otro proyecto y, con suerte, desarrollar los nuevos objetivos un par de años más tarde. Con el mismo espíritu aclaratorio que he comentado anteriormente, nos pusieron el ejemplo de hacer cacerolas. Otros colegas me han comentado que les han puesto el ejemplo de construir una carretera. No dudo de que se pueda hacer un proyecto completamente definido para la fabricación de una cacerola, o para la construcción de una carretera. Pero la ciencia tiene una componente exploratoria, una componente de descubrir lo inesperado que he tratado de ilustrar con el ejemplo de la penicilina.

“No dudo de que se pueda hacer un proyecto definido para una cacerola, o una carretera. Pero la ciencia tiene una componente exploratoria, de descubrir lo inesperado”

Tanto los requisitos de los proyectos de investigación, como los de colaboración público-privada y transferencia, denotan un profundo desconocimiento del trabajo de investigación y de innovación. Parece que en el Ministerio prima una manera fácil de poderlos fiscalizar, en lugar de promover la obtención de conocimiento y el desarrollo de innovaciones aplicables socialmente. No es que no se pueda hacer buena ciencia en España, es que los requisitos burocráticos nos hacen cada vez menos competitivos, tanto en ciencia básica como en la transferencia de sus posibles aplicaciones. Hay, por tanto, otra alternativa. Si Fleming hubiese trabajado en un centro de investigación español… se habría marchado de España. ¿Les suena?

PS.- Algún compañero me ha indicado que los formatos de solicitud de proyecto en la Unión Europea, EEUU y otros países son básicamente los mismos. La diferencia radica en que toda esa información se empleé para la evaluación y el seguimiento científico, buscando tener una imagen más completa del equipo de investigación, o para fiscalizar económicamente la labor investigadora. En cualquier caso, no me consuela en absoluto que en otros países también se apueste por la ciencia previsible.

— Enrique J. de la Rosa, investigador Científico del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC.

Fuente: esmateria.com

Distrofias de la retina

Distrofias de la retina

Se calcula que en España hay entre 1.800.000 y 2.000.000 de personas afectadas por enfermedades degenerativas de la retina, siendo la más numerosa la población afectada con degeneración macular (800.000 personas). A ésta, le siguen,

Leer más»
brecha norte-sur ceguera discapacidad visual

España sufre una brecha norte-sur en ceguera y discapacidad visual

La riqueza de una comunidad autónoma está relacionada con el número de casos de ceguera y discapacidad visual que sufren sus habitantes. A menor Producto Interior Bruto en una región, más personas hay con deficiencias visuales operables y otras que ya

Leer más»
informacion Argus II

Argus II – Información sobre el implante chip en la Clínica Barraquer

Estimad@s compañer@s

Dada la expectación suscitada por la publicación de la noticia de que el Centro Barraquer va a implantar un “chip” para revertir la degeneración de la retina, os adjuntamos toda cuanta información hemos recabado al respecto.

1.    Enlace de la noticia: http://www.europapress.es/salud/asistencia/noticia-centro-barraquer-pionero-espana-implantar-chip-revertir-degeneracion-retina-20131209174737.html

2.    En la web de la Clínica Barraquer: http://www.barraquer.com/es/actualidad/455-vison-artificial.html

3.    En la web de FARPE www.retinosisfarpe.org

Desde FARPE y FUNDALUCE trabajamos para que tengáis la mejor y más fiable información sobre toda la actualidad relacionada con la Retinosis Pigmentaria. Así tras la bomba informativa de estos dias y la aparición en varios medios de comunicación de que la Clínica Barraquer de Barcelona iba a realizar el implante de una retina artificial, creada por la empresa americana Second Sight, y que se conoce como ARGUS II, esta mañana nos hemos puesto en contacto directamente con la clínica para tener información de primera mano.

Hemos hablado con Jordi Prats, Director de Relaciones Públicas de la clínica, que nos ha explicado de forma clara en qué consiste la intervención, todo el proceso que se ha de seguir en Barcelona y las posibilidades de este implante. Desde FARPE y FUNDALUCE le hemos planteado la posibilidad de explicar a los afectados todo lo referente al ARGUS II. Jordi nos ha confirmado que ellos desean lo mismo y que su intención es la de llevar a cabo una campaña de presentación del ARGUS II a nivel nacional. En principio nos ha comentado la posibilidad de dar tres conferencias, una en Barcelona, otra en Madrid y posiblemente otra en Andalucía. FARPE y FUNDALUCE se han comprometido a colaborar en la organización de estas conferencias.

En cuanto al ARGUS II, seguramente ya tenéis mucha información sobre lo que es y en qué consiste. Se trata de una intervención de alrededor de cuatro horas en la que se implanta una especia de microchip. Los pacientes deben llevar unas gafas especiales que cuentan con una cámara de alta definición y un pequeño dispositivo, colgado o en un cinturón, no sé sabe todavia, que sirve para procesar esas imágenes captadas y transmitirlas al microchip implantado.

Tras la intervención, para la que son candidatos personas que solamente perciben luces y sombras, pero que ya no tienen apenas visión, se ha de permanecer en Barcelona durante dos meses para llevar a cabo un aprendizaje o rehabilitación visual y de adaptación al dispositivo. Después de estos dos meses iniciales se habrá de continuar con visitas periódicas a la ciudad condal.

En cuanto al precio, por encima de los 100.000€. La clínica es consciente del elevado precio y argumenta que además del oftalmólogo Jeroni Nadal también participa en la operación un equipo que viene de Estados Unidos y se utilizan materiales también procedentes de EE.UU. lo cual lógicamente encarece el tratamiento. En el ánimo de la clínica está intentar encontrar patrocinadores o sponsors que puedan ayudar a rebajar este precio, aunque es muy pronto para saber nada en este sentido.

Por último desde FARPE queremos hacer un llamamiento a todos los afectados para que estén tranquilos ya que les mantendremos informados de todo lo referente a este tratamiento que llega a España de mano de la Clínica Barraquer. Debéis saber que este tratamiento ofrece la posibilidad de ver algo a personas que apenas tienen ya visión debido a la degeneración de la retina causada por la Retinosis Pigmentaria, pero no debemos pensar que ya es la solución, ya que aunque este tratamiento permite cierta autonomía no ofrece una visión con la calidad suficiente como para poder llevar una vida totalmente normal. Significa otro avance más y hay que estar contentos por ello y esperar que en el futuro sigan surgiendo más y mejores tratamientos para lograr curar esta enfermedad.

4.    En la revista VISION nº 42, pag. 17 podéis encontrar un artículo sobre el Sistema Argus II. En el artículo se da una explicación sencilla sobre que consiste éste “chip”:

NUEVAS OPCIONES TERAPÉUTICAS EN DISTROFIAS RETINIANAS

Sobre el posible tratamiento de las distrofias de retina, ha habido desde un principio tres vías de actuación, el tratamiento farmacológico, incluida   la terapia génica, el tratamiento mediante el uso de sistemas de visión artificial, y el tratamiento mediante reposición biológica, desde el uso de fotorreceptores aislados, laminas completas de epitelio pigmentario de retina, o incluso retinas completas. Voy a destacar por su importante avance en el último año, el uso del sistema Argus II de visión artificial.

El Sistema Argus II de Visión artificial.-

            En un artículo que ya está accesible online y que se publicara a lo largo de este semestre en la revista  British Journal of Ophtalmology, da Cruz y cols.(1) presentan los últimos resultados de un ensayo clínico multicéntrico, en 21 pacientes con restos visuales mínimos (sólo percibían luz), del uso del sistema de visión artificial Argus II (Second Sight Medical Products, Sylmar, California, USA).

El ensayo actual se ha registrado con el identificador NCT00407602. Se ha informado en ensayos anteriores,  que los pacientes demuestran mejora de la movilidad, mejor detección del movimiento y son capaces de distinguir objetos comunes del hogar (2,3). En tareas de orientación y movimiento, los pacientes se dirigieron con éxito hacia una puerta el 58 % de las veces que tenían el sistema encendido, frente a un 32 % con el sistema apagado. En 22 pacientes, el uso del sistema les permitió identificar correctamente letras de una prueba en contexto cerrado el 73 % de las veces, frente al 17 % con el sistema apagado (4,5).

Los pacientes demostraron también una mejoría en las tareas espaciales y motoras, lo que incluye mejorías apreciadas en tareas de localización (6). Hay que destacar que todas las tareas se desarrollaron bajo condiciones controladas, aunque cada vez hay más evidencias de una resolución espacial útil, existe una limitación en el campo de visión proporcionado por el dispositivo. El campo visual en pacientes con un dispositivo protésico está directamente relacionado con el tamaño del área de la retina que se estimula y, por lo tanto, con el diámetro de la matriz de electrodos. Una opción para aumentar el campo de visión consiste en aumentar el tamaño del implante, lo que plantea desafíos de bioingeniería adicionales. Se está evaluando si el dispositivo actual ha tenido como resultado una mejoría en la vida diaria de los pacientes.

El dispositivo Argus II recibió la aprobación para el uso comercial en Europa en marzo del 2011.  Este sistema está basado en la estimulación de la retina residual, principalmente las células ganglionares y bipolares, a través de un sistema de 60 electrodos (array de 6×10, Figura 1C), que recibe información de un procesador de imágenes de video que provienen de una cámara externa que está acoplada a unas gafas que lleva el paciente (Figura 1A). De los 30 pacientes iniciales 9 fueron excluidos por distintas causas, 3 con  problemas con el implante, 1 con hipotonía, 2 que no quisieron participar debido al tiempo que tardaban en el entrenamiento para el test de reconocimiento de letras, y otros 3 por inconsistencia en los entrenamientos del test de reconocimiento de letras (ver tabla 1). Los test realizados fueron tres, el test I,  de reconocimiento de letras blancas sobre fondo negro a un tamaño de 22 cm de altura a 30 cm de distancia, previamente a cada paciente se le enseño cada una de las letras una vez, diciéndole cuál era,.

El test II, era de reducción paulatina de las letras desde 22 cm a 0.5 cm en tramos con un factor de reducción de  reducción de 1,25. El test III, consistió en reconocimientos de palabras de 2 letras a un tamaño de 18 cm de altura, de tres letras a un  tamaño de 14 cm de altura, y de cuatro letras a un tamaño de 11 cm de altura. No hubo ensayo previo para los tests de reducción o de lectura de palabras. Los tests eran realizados en la oscuridad, y las letras eran visualizadas en una presentación de diapositivas en una pantalla LED con una resolución de 1024×768 píxeles (Figura 1B).

La letra usada fue la Century Gothic, para maximizar las posibilidades de reconocimiento, ya que esta letra presenta unas líneas muy finas y permiten diferenciar mejor las distintas letras. Los test II y III, se hicieron en cinco condiciones distintas para descartar falsos positivos y negativos: 1) el sistema apagado y los ojos descubiertos. 2 y 3) el sistema encendido pero en modo aleatorio (sólo detecta luz, pero no posición espacial, Fig. 1D derecha) con los ojos tapados y destapados. 4 y 5) El sistema encendido en modo estándar (detecta luz y posición espacial, Fig 1D izquierda) con los ojos tapados y destapados.

            Los investigadores por tanto han estudiado el sistema desde el punto de vista de la resolución espacial, medida como la capacidad de identificación lectora, y la estabilidad del implante en el tiempo. El resumen de los datos de los sujetos del estudio, como son sexo, edad al diagnóstico, edad a la que se realiza el implante y el tiempo medio del implante, así como los electrodos activados se resume en la Tabla 1 (modificada con permiso de BJO).

            En los resultados obtenidos, como se observa en la Figura 2, existe una significativa diferencia en la capacidad lectora con el aparato funcionando (on) si lo comparamos a cuando está apagado (off). Así, para el grupo de letras A (el menos difícil) como media un 72% de los implantados era capaz de identificarlas con el dispositivo encendido frente a un 18% con el dispositivo apagado. Para el grupo de letras B (dificultad intermedia), un 55% las identificaba con el dispositivo encendido frente a un 12% con el dispositivo apagado. Y para el grupo de letras C (máxima dificultad), un 52% la identificaba con el dispositivo encendido frente a un 15% con el dispositivo apagado. Estas diferencias fueron estadísticamente significativas en todos los grupos.

Los seis individuos con mejor rendimiento en el test I fueron seleccionados para realizar el test II, que servía para determinar el límite del tamaño de la letra que podían identificar. Los sujetos que mejores resultados obtuvieron, fueron capaces de identificar de manera constante letras de tamaños comprendidos entre 2,3  y 22.6 cm de altura, siendo el menor tamaño reconocido fue de 0.9 cm, lo que demuestra que, al menos en algunos sujetos, el sistema funciona al límite de su capacidad teórica en cuanto a resolución espacial se refiere. Para el test III se seleccionaron  cuatro sujetos que al menos acertaron correctamente 10 letras en el test II. Estos cuatro sujetos fueron capaces de leer palabras cortas, lo que demuestra la capacidad de estos sujetos de poder distinguir los componentes de la palabra sin mezclarlos.

A pesar de estos buenos resultados en la  identificación de letras hay que tener en cuenta que el promedio de tiempo utilizado varió entre 6 y 221 segundos según los sujetos, sin que hasta el momento los autores sean capaces de dilucidar el motivo de tal diferencia. El análisis estadístico realizado sugiere que la edad en que se produce el implante se correlaciona con la capacidad lectora, lo que puede ser debido a una mayor proporción de retina con funcionalidad  residual. La edad de diagnóstico y el número de electrodos activados también se correlaciona positivamente con el resultado, aunque debido al pequeño número de pacientes, esta relación no tiene significación estadística. Es importante que en un futuro se puedan aclarar estos factores, ya que ello redundaría en la selección de los pacientes a los que el implante les podría funcionar mejor. Asimismo, no está todavía claro como se podrían trasladar los resultados obtenidos en este estudio a las funciones visuales que tendrían un impacto directo en la vida diaria de los pacientes.

Como conclusión, los autores destacan que el dispositivo cumple con las especificaciones que debe tener un dispositivo biónico para implantar en la retina, de hecho ha sido el primer dispositivo cuyo implante se ha autorizado en Europa aparte de los ensayos clínicos. El dispositivo es portátil, ha permanecido funcional hasta ahora 34 meses y ha sido implantado con éxito en múltiples centros en todo el mundo lo que aumenta la evidencia de que estos dispositivos van a jugar en el futuro  un papel importante en el tratamiento de la pérdida de visión debida a las distrofias de retina.

Fdo.: Dr. Miguel Fernández Burriel. Unidad de Genética, Hospital de Mérida. Director científico de la revista VISIÓN.

Desde Retina Comunidad Valenciana seguiremos informando de todo cuanto surja en torno a esta noticia y todas aquellas que tenga que ver con nuestra patología.

Estamos a vuestra disposición.

Recibid un cordial saludo

tabaquismo y salud visual

El tabaquismo y la salud visual

Evitar fumar o dejar de fumar, es una de las mejores inversiones que puede hacer en su salud visual a largo plazo. Fumar en la adolescencia o de los 20 a los 30 años, aumenta sus riesgos futuros de cataratas y la degeneración macular relacionada con la edad (AMD).

Leer más»
Retinosis-pigmentaria---recomendaciones-para-su-gestion-y-tratamiento

Retinosis pigmentaria: terapias y recomendaciones

Recomendaciones para la gestión de la enfermedad

El diagnóstico de retinosis pigmentaria (RP) puede ser abrumador para muchos pacientes. Mientras que las terapias son limitadas, se debe de hacer hincapié en las terapias que están disponibles para ayudar a los afectados.

Tal vez, lo más importante, es esencial para ayudar a los pacientes es  maximizar la visión que tenemos con la refracción y evaluación de baja visión. Hay dispositivos disponibles para ayudar a los

Leer más»
Entrevista a Rafael Martínez-Costa

“En España aún no hay conciencia de que hay que hacer prevención ocular”

Rafael Martinez Costa, oftalmólogo y presidente de la Sociedad Valenciana de Oftalmología y tesorero del Comité Ejecutivo de la EBO. Es el primer especialista español que forma parte de la directiva de la prestigiosa European Board of Oftalmology, que depende de la Unión Europea de Medicina Especializada. Será uno de los

Leer más»
La-pintora-que-persigue-la-luz

La pintora que persigue la luz

Pilar Sierra ha pintado un abanico para la Reina de España y también un mantón de Manila para la Duquesa de Alba.

Alfonso Vázquez «Mi meta es la luz, que es lo que me falta», asegura con una sonrisa Pilar Lasierra. Su piso en la avenida de Carlos Haya parece hecho enteramente de caballetes, pinceles y una cascada de colores que inundan lienzos de todos los tamaños y también botellas, que pinta a mano. «Mi mundo es este, mi hija vive conmigo y es mis pies y mis manos, aunque yo hago

Leer más»
La invisibilidad social lleva al aislamiento emocional

La invisibilidad social lleva al aislamiento emocional

Almudena Amaya sufre retinosis pigmentaria. Si alguien tiene dudas, ella lo aclara sin circunloquios ni tecnicismos: «Eso quiere decir que me voy quedando ciega, aunque ahora mismo me apaño y estoy trabajando en la ONCE». Desde la sexta planta de su sede central en Valencia, la delegada en la Comunitat Valenciana de la Federación Española de Enfermedades Raras explica la

Leer más»